¿Una exención de responsabilidad garantiza la protección legal?

¿Qué es exactamente una exención de responsabilidad? La mayoría de las personas han firmado un formulario de renuncia en un momento u otro, tal vez al alquilar esquís, montar a caballo, contratar a un entrenador personal o participar en algún otro servicio o recreación que implique algún grado de riesgo, ya sea físico o de otro tipo. Pero, ¿qué son exactamente las exenciones y qué poder tienen?

Post Relacionados
style="display:block" data-ad-client="ca-pub-2322149042896608" data-ad-slot="6730862794" data-ad-format="rectangle" data-full-width-responsive="true">

¿Cuándo necesita una exención de responsabilidad?

Una renuncia es una renuncia a la reclamación legal por daños y perjuicios en el caso de que un incidente cause daño al cliente o al cliente. Como entrenador personal, por ejemplo, si un cliente que había firmado un formulario de renuncia de lesiones personales se torció un tobillo mientras estaba bajo su instrucción, la renuncia hipotéticamente lo relevaría de la responsabilidad por la lesión en un sentido legal.

Los gimnasios están llenos de equipos potencialmente peligrosos y las personas que maniobran alrededor de estos equipos, así como de servicios como piscinas, saunas y salas de vapor. Esto se suma a los riesgos ordinarios de lesiones, como las escaleras o los estacionamientos. Al firmar una renuncia de responsabilidad, los clientes reconocen los riesgos inherentes a su presencia y participación, y teóricamente acuerdan eliminar la responsabilidad legal del entrenador o del gimnasio que lo emplea, incluso en el caso de negligencia humana o maquinaria defectuosa.

¿Proporciona una exención de responsabilidad la máxima protección contra demandas?

En la práctica, las exenciones tienen mucho menos peso del que su lenguaje aterrador podría llevar a uno a creer. Diferentes estados tienen diferentes leyes en cuanto a las renuncias y su poder legal para proteger totalmente, y en muchos casos, las circunstancias del accidente en cuestión pueden invalidar los términos de la renuncia y conducir a batallas legales desagradables. Por esta razón, los capacitadores deben asegurarse de que están protegidos en caso de situaciones inesperadas.

Aquí hay algunas formas ocupacionales y legales en las que los profesionales pueden evitar problemas y mantenerse protegidos:

  • No dejes que tus credenciales caduquen. Asegúrese de estar preparado con suficiente antelación a las fechas de vencimiento de la certificación y tome las medidas necesarias para mantenerse certificado. Por supuesto, manténgase en forma con su conocimiento y certificación de CPR y AED en particular.
  • Siempre sigue aprendiendo. No hay fin a la cantidad de experiencia que usted puede tener en entrenamiento, seguridad y situaciones de emergencia – y este conocimiento puede hacer toda la diferencia en escenarios imprevistos.
  • Manténgase alerta al estado de entrenamiento de sus clientes. Revise regularmente sus planes de entrenamiento para asegurarse de que no están haciendo demasiado esfuerzo o entrenando de manera incorrecta. Esto es especialmente cierto cuando se trata de clientes de alto riesgo, como personas mayores o niños.
  • Protéjase con un excelente seguro de responsabilidad civil. Next Seguros e Insurance se especializa en seguros para entrenadores personales con pólizas asequibles diseñadas específicamente para las necesidades de instrucción de acondicionamiento físico, de manera asequible y sencilla, protegiéndolo de problemas potenciales como lesiones de clientes y consejos dietéticos perjudiciales.
  • Sea consciente de cualquier cambio significativo en la disposición, resistencia o dieta de sus clientes. Llevar un registro regular de sus observaciones de cada cliente, sin mencionar notas detalladas sobre sus programas de capacitación, le ayudará a mantenerlos seguros y protegidos.

En algunos casos, las exenciones pueden servir como protección, pero en otros no. Hay demasiada ambigüedad y demasiado podría estar en juego como para confiar completamente su sustento a la firma de la renuncia. Mejores prácticas: asegúrese de establecer todas las medidas de seguridad necesarias como componentes esenciales de su práctica de formación, y asegurarse con una póliza sólida que sea adecuada para usted. Esperemos que nunca lo haga, pero si surgiera la necesidad, estos pasos podrían hacer toda la diferencia.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.