Cómo decir no en el mundo de los negocios: 4 consejos

No.

Es una de las palabras más sencillas del idioma inglés. Dos letras, una sílaba, increíblemente común. De hecho, incluso trasciende el lenguaje. Ya sea que se encuentre en las selvas de Sudamérica, en las luces de las ciudades de París o en las llanuras de los Estados Unidos, su público sabe exactamente a qué se refiere cuando dice que no.

¿Por qué, entonces, es tan difícil decirle a alguien que no, especialmente en el mundo de los negocios? ¿Por qué preferiríamos decir que sí, incluso cuando la afirmación correcta es no? Estas son preguntas que vale la pena explorar, así que echemos un vistazo.

Por qué evitamos decir que no

Todos tenemos nuestras propias razones para decir que no -muchas de ellas específicas para la situación o el escenario en cuestión-, pero a menudo se reduce a uno de los tres factores siguientes: miedo al conflicto, falta de voluntad para decepcionar y deseo de encajar.

“Muchos de nosotros tenemos miedo de los conflictos”, explica la psicoterapeuta Diane Barth. “No nos gusta que los demás se enojen con nosotros o nos critiquen. Por lo tanto, evitamos decir’no’ cuando tenemos miedo de que nos ponga en conflicto con otra persona, ya sea una pareja íntima, un colega o amigo, o un supervisor o jefe”.

También decimos que no porque no queremos decepcionar o lastimar a la gente. Decir que sí a menudo parece una manera rápida de apaciguar al individuo que está buscando algo de nosotros – incluso si sabemos que no es la declaración correcta.

Por último, está el deseo de encajar y evitar sobresalir. Decir que sí suele ser la opción más cómoda. Cuando usted responde afirmativamente, la gente toma su declaración a su valor nominal. Cuando le dices a alguien que no, tienes que justificar tu respuesta.

4 Consejos para decir que no

En el mundo de los negocios, ser un “sí hombre” te meterá en muchos problemas. Aunque hay un momento y un lugar para decir que sí, también hay que estar dispuesto y preparado para decir que no. Así es como se hace:

1. Decídase

Si todavía estás un poco indeciso sobre si decir sí o no, te faltará la confianza que realmente necesitas. Es mucho más fácil si te has decidido de antemano.

Si alguna vez no está seguro, pida tiempo para revisar su calendario o pensar en las opciones. Como señala el empresario Martin Zwilling, “Es una práctica comercial aceptable revisar su horario o conversar con otros directores antes de comprometerse a dar una respuesta. No respondas con un sí rápido que no puedes entregar, o con un no rápido que arruine una relación”.

2. Guarde su palabra

Que tu sí sea sí y tu no sea no. Si dices una cosa y haces otra, desarrollarás una reputación de ser débil. Como mínimo, esto arruina la confianza que la gente tiene en ti. En el peor de los casos, podría hacer que la gente evite hacer negocios con usted en el futuro.

Si usted hace un hábito de mantener su palabra, usted encontrará que la gente pasa menos tiempo preguntándole cuando usted dice que no. Es como si supieran dónde estás parado y no vieran ningún sentido en desafiarte.

3. Controle su entrega

Decir que no no es sólo acerca de entregar la palabra real. Usted también tiene que estar al tanto de su entrega.

“Su lenguaje corporal y tono de voz pueden hacer mucho para suavizar la negatividad de un no”, señala Green Residential. “Aunque a veces es necesario un parto frío y duro, definitivamente hay un momento y un lugar para una decepción cálida y suave. Ser capaz de diferenciar consistentemente entre estas situaciones le ayudará enormemente”.

4. Evite disculparse en exceso

Debido a la incomodidad de decir que no, a menudo tratamos de poner excusas para suavizar el golpe. Aunque pensemos que nos estamos haciendo un favor, en realidad lo estamos haciendo más difícil. Cuantas más excusas ofrezcas, más resistencia tendrás. Apéguese a los hechos y evite disculparse en exceso.

Empodérese

Aprender a decir no es difícil, pero necesario. Si quieres tener éxito en el mundo de los negocios, debes aprender a usar esa palabra sencilla pero poderosa en los momentos adecuados, incluso cuando es incómoda. Y hasta que domines esta habilidad, no podrás maximizar tu potencial.

    7

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.