Ejemplos de Gastos Operativos vs Gastos Administrativos

Dirigir una pequeña empresa requiere el mismo rendimiento y aporte de una empresa más grande pero en una escala mucho menor. Esto incluye los gastos administrativos y operativos necesarios para que el negocio funcione de manera eficiente y rentable. Los gastos operativos son costos necesarios para construir un producto o crear servicios que una pequeña empresa vende a un cliente. Por el contrario, los gastos administrativos son costos que se gastan para mantener a la pequeña empresa funcionando eficientemente.

Gastos de Operación

Los gastos operativos son los costos que una pequeña empresa gasta en cada uno de sus diferentes departamentos para producir un producto o servicio para los clientes. Ejemplos de estos departamentos incluyen fabricación, publicidad y ventas. Las pequeñas empresas tienen una variedad de gastos operativos necesarios. Un ejemplo es pagar el alquiler de un edificio. Este espacio es necesario para producir el producto o servicio para la empresa. Otro ejemplo es el equipo de fabricación. Este equipo es necesario para producir el producto que se está vendiendo o para ayudar en los servicios que se proporcionan a los clientes.

Los gastos operacionales u operativos son los incurridos en la ejecución de las actividades del día a día de una organización, pero no directamente relacionados con la producción. Los gastos operacionales incluyen nóminas, comisiones de ventas, beneficios para empleados y contribuciones de pensiones, transporte y viajes, amortización y depreciación, alquiler, reparaciones, y los impuestos. Estos gastos se suelen subdividir en gastos de ventas y gastos de administración.

Gastos Administrativos

Los gastos administrativos son los gastos incurridos por una pequeña empresa sobre una base más general y no asociados con un departamento específico. Estos gastos se agrupan con individuos que realizan actividades de apoyo no técnicas para una pequeña empresa, incluyendo secretarias y recepcionistas. Un ejemplo de un gasto administrativo serían los salarios y beneficios para secretarias y recepcionistas. Otro ejemplo sería el material de oficina, las facturas telefónicas y los gastos de correo utilizados para el negocio.

Implicaciones fiscales

La mayoría de los gastos operativos y administrativos incurridos durante el curso de los negocios son razonables, ordinarios y necesarios y pueden ser deducidos de acuerdo con la Sección 162 del Código de Rentas Internas. Algunos gastos se consideran corrientes y deben ser deducidos en el año en que se utilizan. Ejemplos de ello son los sueldos y el alquiler. Otros gastos se definen como gastos de capital y deben ser deducidos durante un período de tiempo. Un ejemplo de ello sería un equipo utilizado para crear un producto.

Recortes presupuestarios

La diferencia entre los gastos operativos y los gastos administrativos puede verse en una pequeña empresa cuando es necesario recortar el presupuesto. Los gastos administrativos siempre se reducen primero. Estos costes pueden ser eliminados sin dañar los productos o servicios suministrados.

Ejemplos de ello serían la reducción del tamaño de un departamento de recursos humanos o el cambio de un individuo que realiza servicios de recepcionista a un sistema automatizado de mensajes de correo de voz. Ambos son gastos administrativos.

 

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.