5 claras diferencias entre una idea de negocio y una oportunidad

¡las ideas no son oportunidades! Desafortunadamente, la mayoría de los emprendedores no conocen la diferencia. Aquí hay 5 diferencias claras entre ideas de negocios y oportunidades. Lo curioso es que muchos emprendedores en ciernes ni siquiera conocen las diferencias entre una idea de negocio y una oportunidad de negocio; y como resultado, usan ambos términos indistintamente.

¡Un error que te hace parecer tonto! Quiero decir, ¿qué es más ridículo que no conocer el significado profundo de los términos que se usan todos los días y te estás preparando para comenzar tu propio negocio? Ahora, para aquellos que aún no han identificado la diferencia entre una idea de negocio y una oportunidad, quiero que sepan que no son lo mismo; y este artículo te ayudará a comprender la diferencia.

¿Qué es una idea de negocio?

Una idea de negocio es un concepto que se puede utilizar para ganar dinero. Por lo general, se centra en un producto o servicio que se puede ofrecer por dinero. Una idea es el primer hito en el proceso de creación de una empresa. Todo negocio exitoso comenzó como idea de alguien.

Aunque una idea de negocio tiene el potencial de generar ingresos, inicialmente no tiene valor comercial. De hecho, la mayoría de las ideas comerciales existen en forma abstracta; normalmente en la mente de su creador o inversor y no todas las ideas de negocio, por muy brillantes que parezcan, acabarían siendo rentables.

Para conocer las posibilidades de una idea en el mercado y comprobar su contenido innovador y su viabilidad, es necesario realizar una comprobación de plausibilidad. Una idea de negocio prometedora debe tener las siguientes características:

  • Relevante (debe satisfacer las necesidades de los clientes o resolver sus problemas)
  • Innovador
  • Único
  • Enfoque claro
  • Rentable a largo plazo

La aceptabilidad y rentabilidad de una idea de negocio depende en gran medida de cuán innovadora sea la idea. Ser innovador significa utilizar métodos de producción o distribución convencionales que rara vez se han adoptado antes. De hecho, se podría innovar todo el sistema empresarial.

Por ejemplo, FedEx revolucionó los servicios de correo postal mediante un funcionamiento las 24 horas y una entrega muy rápida en todo el mundo. Por lo tanto, la empresa adoptó un sistema innovador que finalmente la impulsó a convertirse en uno de los servicios de entrega de paquetes y correo líderes en el mundo.

Sin embargo, aún más importante es el beneficio que una idea de negocio promete ofrecer a los clientes. Estos beneficios podrían transmitirse a los clientes en forma de costes reducidos. ( A todos nos gusta comprar calidad por menos ). Por lo tanto, cualquier idea de negocio que, al menos, se centre en reducir los costos, probablemente sea rentable a largo plazo. Una idea de negocio exitosa debe cumplir las siguientes tres condiciones:

  1. Debe ofrecer un beneficio al cliente resolviendo un problema o satisfaciendo una necesidad. Los clientes compran productos y servicios por una sola razón; para satisfacer una necesidad. Entonces, si su idea de negocio no puede satisfacer a los clientes, no tendrá éxito. Toda idea de negocio exitosa debe tener una propuesta de venta única.
  2. Debe tener un mercado que esté dispuesto a aceptarlo. Una idea de negocio prometedora debe ofrecer un producto o servicio que sea aceptado por un gran mercado. También debe tener acuerdos viables para atender a ese gran mercado, así como valores únicos que lo diferencien de la competencia.
  3. Debe tener un mecanismo para generar ingresos. Una idea de negocio exitosa debe mostrar cuánto dinero se puede ganar y cómo se ganará el dinero. Habiendo analizado en detalle lo que significa una idea de negocio, veamos ahora “oportunidad de negocio”.

¿Qué es una oportunidad de negocio?

Por otro lado, una oportunidad de negocio es un concepto probado que genera ingresos continuos. En otras palabras, una oportunidad de negocio es una idea de negocio que ha sido investigada, refinada y empaquetada en una empresa prometedora que está lista para lanzarse.

Si bien pueden surgir varias ideas comerciales a diario, solo algunas de ellas serán rentables a largo plazo según la investigación de mercado y el estudio de viabilidad realizado. Estas pocas son las verdaderas oportunidades comerciales. Una oportunidad se considera una después de que se determina que cumple los siguientes criterios:

  • Debe tener altos márgenes brutos.
  • Debe tener el potencial de alcanzar un flujo de caja de equilibrio en un plazo de 12 a 36 meses.
  • Las inversiones de capital inicial deben ser realistas y estar dentro del rango de lo que puede proporcionar.
  • Debe tener la fuerza y ​​la capacidad necesarias para impulsar el negocio al éxito.
  • Su nivel de entusiasmo por el negocio debe ser muy alto.
  • Debe tener el potencial de generar ingresos residuales.
  • Debe tener el potencial para seguir mejorando con el tiempo.
  • Debe tener un nivel bajo de riesgo de responsabilidad.

Una vez que haya refinado y empaquetado su oportunidad comercial en su mente, puede documentarla escribiendo un plan comercial . Luego, puede implementarlo por su cuenta o venderlo a otra persona para obtener ganancias ( probablemente porque no puede pagar el capital necesario para cerrar el negocio ).

La clara diferencia entre una idea de negocio y una oportunidad

En conclusión, quiero que sepan que el mundo está lleno de ideas brillantes, pero el mundo carece de emprendedores que tengan la capacidad de convertir esas ideas en oportunidades comerciales rentables. Una cosa es desarrollar una idea, pero es un juego de pelota completamente diferente convertir una idea en una oportunidad de negocio.

Entonces, una gran diferencia entre una idea y una oportunidad es que puede vender una oportunidad de negocio, pero no puede vender una idea ( no es del todo imposible, pero es difícil ).

El coronel Sanders intentó durante muchos años vender su idea de receta de pollo, pero nadie lo escuchó hasta que lo volvió a empaquetar y nació KFC ( Kentucky Fried Chicken ). La moraleja de esta lección es que los inversores invierten en oportunidades y empresas comerciales, no en ideas comerciales .

Ahora bien, ¿cómo convertir una idea de negocio en una oportunidad ? Bueno, puede convertir una idea de negocio en una oportunidad de negocio realizando una investigación de mercado y un estudio de viabilidad sobre su idea, escribiendo un plan de negocio y reuniendo un equipo de negocios que trabajará con usted en su idea. Solo entonces dicha idea se convertirá en una oportunidad que atraerá inversores y probablemente obtendrá la financiación necesaria.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.